La calidad acústica de una edificación depende en gran medida de las calidades de los materiales utilizados en la construcción, así como de su composición. Sin embargo la ejecución de la obra es determinante a la hora de conseguir los resultados esperados.

Con la certificación acústica de obra se puede evaluar, mediante la medición de un muestreo representativo de tipologías de la obra, la consecución de los objetivos de protección previstos, así como el cumplimiento de los limites exigidos en la legislación.

Actualmente, legislaciones como la Ley 5/2009 de ruido de Castilla y León (*) exige, tras la finalización de las obras de construcción de edificios destinados a uso residencial la realización de ensayos acústicos “in situ” que garanticen el cumplimiento de los requisitos de protección acústica definidos.

(*) LABENAC es un laboratorio reconocido como Entidad de Evaluación acústica por la Junta de Castilla y León para ensayos de ruido ambiental y en edificación.